Random House: Bringing You the Best in Fiction, Nonfiction, and Children's Books
Authors
Books
Features
Newletters and Alerts

Buy now from Random House

  • Los Pilares de la Tierra
  • Written by Ken Follett
  • Format: Trade Paperback | ISBN: 9780307454737
  • Our Price: $22.00
  • Quantity:
See more online stores - Los Pilares de la Tierra

Buy now from Random House

  • Los Pilares de la Tierra
  • Written by Ken Follett
  • Format: eBook | ISBN: 9780307833389
  • Our Price: $9.99
  • Quantity:
See more online stores - Los Pilares de la Tierra

 (Spanish)
Los Pilares de la Tierra

    Select a Format:
  • Book
  • eBook

Written by Ken FollettAuthor Alerts:  Random House will alert you to new works by Ken Follett

eBook

List Price: $9.99

eBook

On Sale: November 21, 2012
Pages: 1040 | ISBN: 978-0-307-83338-9
Published by : Vintage Espanol Knopf
Los Pilares de la Tierra Cover

Bookmark,
Share & Shelve:

  • Add This - Los Pilares de la Tierra
  • Email this page - Los Pilares de la Tierra
  • Print this page - Los Pilares de la Tierra
ABOUT THE BOOK ABOUT THE BOOK
ABOUT THE AUTHOR ABOUT THE AUTHOR
PRAISE PRAISE
Categories for this book
» see more tags
Synopsis|Excerpt

Synopsis

Situado en la Inglaterra del siglo XII, el clásico medieval de Ken Follett nos transporta a la ciudad de Kingsbridge, donde contra un trasfondo de luchas religiosas, se alza una gloriosa catedral gótica y se entrecruzan las vidas y ambiciones de cinco hombres y mujeres, creando una hechizante historia de poder, amor y muerte.Los pilares de la Tierra es el hechizante bestseller de Ken Follett y constituye una excepcional evocación de una época de reyes, damas, caballeros, castillos, pugnas feudales, y sobre todo, violentas pasiones.

Excerpt

1
 
Tom estaba construyendo una casa en un gran valle, al pie de la empinada ladera de una colina y junto a un burbujeante y límpido arroyo.

Los muros alcanzaban un metro de altura y seguían subiendo rápidamente. Los dos albañiles que
Tom había contratado trabajaban sin prisa aunque sin pausa de sol a sol, con sus paletas, mientras el peón que los acompañaba sudaba bajo el peso de los grandes bloques de piedra. Alfred, el hijo de Tom, estaba mezclando argamasa, cantando en voz alta al tiempo que arrojaba paletadas de arena en un pilón. Junto a Tom había también un carpintero, que en su banco de trabajo tallaba cuidadosamente un trozo de abedul con una azuela.
Alfred tenía catorce años y era alto como Tom. Éste superaba en una cabeza a la mayoría de los hombres y Alfred sólo medía unos cinco centímetros menos y seguía creciendo. Físicamente también eran parecidos. Ambos tenían el pelo castaño claro y los ojos verdosos con motas color marrón. La gente decía que los dos eran bien parecidos. Lo que más los diferenciaba era la barba. La de Tom era castaña y rizada, mientras que Alfred sólo podía presumir de una hermosa pelusa rubia. Tom recordaba con cariño que había habido un tiempo en que su hijo tenía el pelo de ese mismo color. Ahora Alfred estaba convirtiéndose en un hombre, y Tom hubiera deseado que se tomara algo más de interés por el trabajo, porque aún tenía mucho que aprender para ser albañil como su padre. Pero hasta el momento los principios de la construcción sólo parecían aburrir y confundir al muchacho.

Cuando la casa estuviera terminada sería la más lujosa en muchos kilómetros a la redonda. La planta baja se utilizaría como almacén, y su techo abovedado evitaría el peligro de incendio. La gran sala, que en realidad era donde la gente hacía su vida, estaría encima y se accedería a ella por una escalera exterior. La altura haría que resultase difícil atacar la casa y en cambio muy fácil defenderla. Adosada al muro de la sala habría una chimenea que expulsaría el humo del hogar. Se trataba de una innovación impresionante. Tom sólo había visto una casa con chimenea, pero le había parecido una idea tan excelente que de inmediato se sintió dispuesto a copiarla. En un extremo de la casa, encima de la sala, habría un pequeño dormitorio, porque eso era lo que ahora exigían las hijas de los condes, demasiado delicadas para dormir en la sala con los hombres, las mozas de la servidumbre y los perros de caza. La cocina la construiría aparte, pues más tarde o más temprano todas se incendiaban y el único remedio era que estuviesen alejadas y conformarse con que la comida llegara tibia a la mesa.

Tom estaba haciendo la puerta de entrada. Las jambas debían ser redondas para que diesen la impresión de columnas, un toque de distinción para los nobles recién casados que habitarían la casa. Sin apartar la vista de la plantilla de madera modelada, Tom colocó su cincel en posición oblicua contra la piedra y lo golpeó suavemente con el gran martillo de madera. De la superficie se desprendieron unos pequeños fragmentos. Repitió la operación. La superficie estaba quedando tan redondeada y lisa como la de una catedral.

En otro tiempo Tom había trabajado precisamente en una catedral, la de Exeter. Al principio lo hizo como si se tratara de un trabajo más, y se sintió molesto y resentido cuando el maestro constructor le advirtió que su trabajo no se ajustaba del todo a las exigencias requeridas, ya que él tenía el convencimiento de que era bastante más cuidadoso que la mayoría de los albañiles. Sin embargo, pronto comprendió que no bastaba que los muros de una catedral estuvieran bien construidos. Tenían que ser perfectos, porque una catedral era para Dios y también porque siendo un edificio tan grande la más leve inclinación de los muros, la más insignificante variación en el nivel podía debilitar la estructura de forma fatal. El resentimiento de Tom se transformó en fascinación. La combinación de un edificio enormemente ambicioso con la más estricta atención al más ínfimo detalle, le abrió los ojos a la maravilla de su oficio. Del maestro de Exeter aprendió lo importante de la proporción, el simbolismo de diversos números y las fórmulas casi mágicas para lograr el grosor exacto de un muro o el ángulo de un peldaño en una escalera de caracol. Todas esas cosas le cautivaban. Y quedó verdaderamente sorprendido al enterarse de que muchos albañiles las encontraban incomprensibles.

Al cabo de un tiempo se había convertido en la mano derecha del maestro constructor, y fue entonces cuando empezó a darse cuenta de las limitaciones del maestro. El hombre era un gran artesano, pero un organizador incompetente. Se encontraba absolutamente desconcertado ante problemas tales como el modo de conseguir la cantidad de piedra exacta para no romper el ritmo de los albañiles, el asegurarse de que el herrero hiciera un número suficiente de herramientas útiles, el quemar cal y acarrear arena para quienes hacían la argamasa, el talar árboles para los carpinteros y recaudar el suficiente dinero del cabildo de la catedral para pagar por todo ello.
De haber permanecido en Exeter hasta la muerte del maestro constructor, era posible que hubiera llegado a reemplazarlo en su puesto, pero el cabildo se quedó sin dinero, en parte a causa de la mala administración de aquél, y los artesanos debieron irse a otra parte en busca de trabajo. El gobernador de Exeter le ofreció el puesto de constructor, para reparar y mejorar las fortificaciones de la ciudad. Sería un trabajo para toda la vida, salvo imprevistos, pero Tom lo rechazó porque quería participar en la construcción de otra catedral.

Agnes, su mujer, jamás comprendió esa decisión. Podían haber tenido una buena casa de piedra, criados y establos, y todas las noches habría carne sobre la mesa a la hora de la cena. Jamás perdonó a Tom que rechazara aquel trabajo. No atinaba a comprender aquel terrible deseo por construir una catedral, provocado por la sorprendente complejidad de la organización, el desafío intelectual de los cálculos, la imponente belleza y grandiosidad del edificio acabado. Una vez que Tom hubo paladeado ese vino, nunca más pudo satisfacerle otro inferior.
Ken Follett

About Ken Follett

Ken Follett - Los Pilares de la Tierra
Before Ken Follett burst onto the book world in 1978 with Eye of the Needle, he was a little-known novelist who had written ten books, all under pseudonyms, in his spare time. Eye of the Needle became an international bestseller, won the Edgar Award, and was made into a major film starring Kate Nelligan and Donald Sutherland.

The critical and popular success of that novel and its follow-ups, Triple (1979), The Key to Rebecca (1980), The Man from St. Petersburg (1982), and Lie Down with Lions (1986), moved Follett to the forefront of the world's espionage novelists. The Key to Rebecca was made into a mini-series starring Cliff Robertson and David Soul. Follett's first nonfiction venture, On Wings of Eagles (1983), an account of the 1978 rescue of two American business executives employed by Ross Perot, became a huge bestseller and was made into a mini-series with Richard Crenna and Burt Lancaster.

Follett then surprised readers by radically changing course with The Pillars of the Earth , a novel about the building of a cathedral in the middle ages. Published in September 1989 to rave reviews, it was on The New York Times best-seller list for eighteen weeks, substantially outselling Follett's previous hardcover books. The Pillars of the Earth also reached the #1 position on lists in Canada, Great Britain, and Italy, and it was on the German bestseller list for two years.

Although he has abandoned the straightforward spy genre, Follett's novels are still characterized by suspense, intrigue, strong female characters, and a commanding narrative. Following Pillars , his next novel, Night Over Water (1991), took place in 1939 aboard a trans-Atlantic flying boat, while his 1993 bestseller, A Dangerous Fortune , a turn-of-the-century murder mystery, centered around the rise and fall of a powerful Victorian banking family.

Ken Follett lives in Chelsea, London, in a 200-year-old house overlooking the River Thames, with his wife, Barbara. He is a lover of Shakespeare and an enthusiastic amateur musician who plays bass guitar in a blues band. He is also passionately involved in politics (although he wrote a book with Ross Perot, Follett is a committed liberal), and authored a pamphlet about injustice in the British immigration laws. His wife is currently running for a seat in the British Parliament.
Praise

Praise

"Maravilloso…. Te atrapará, fascinará y envolverá". —Chicago Tribune“Follet es un maestro”. —Washington Post “Ken Follett da un paso de gigante”. —San Francisco Chronicle"Enorme y genial… llena de personajes increíblemente vivos a través del gran abismo de los siglos… toca todas las emociones humanas -amor y odio, lealtad y traición, esperanza y desespero… verdaderamente una novela en la que perderse". —Cosmopolitan"Una historia imponente... hay asesinatos, incendios, traición, tortura, amor, y lujuria… todos pueden disfrutar". —New York Daily News

  • Los Pilares de la Tierra by Ken Follett
  • July 13, 2010
  • Fiction - Historical
  • Vintage Espanol
  • $22.00
  • 9780307454737

Your E-Mail Address
send me a copy

Recipient's E-Mail Address
(multiple addresses may be separated by commas)

A personal message: