Random House: Bringing You the Best in Fiction, Nonfiction, and Children's Books
Authors
Books
Features
Newletters and Alerts

Buy now from Random House

  • Micro (en español)
  • Written by Michael Crichton
  • Format: Trade Paperback | ISBN: 9780307949165
  • Our Price: $15.95
  • Quantity:
See more online stores - Micro (en español)

 (Spanish)
Micro (en español)

Written by Michael CrichtonAuthor Alerts:  Random House will alert you to new works by Michael Crichton

Micro (en español) Cover

Bookmark,
Share & Shelve:

  • Add This - Micro (en español)
  • Email this page - Micro (en español)
  • Print this page - Micro (en español)
ABOUT THE BOOK ABOUT THE BOOK
ABOUT THE AUTHOR ABOUT THE AUTHOR
PRAISE PRAISE
This book has no tags.
You can add some at Library Thing.
Synopsis|Excerpt

Synopsis

En Parque Jurásico Michael Crichton nos enseñó un nuevo mundo terrorífico. En Micro nos descubre un universo demasiado minúsculo para verlo, pero demasiado peligroso para ignorarlo.
 
En la densa selva de Oahu, Hawai, un grupo de científicos de los laboratorios Nanigen MicroTechnologies se dedica a estudiar las drogas naturales presentes en trillones de microorganismos y miles de bacterias con la intención de aprovechar todas las aplicaciones comerciales posibles. Con este fin, Nanigen ficha a siete estudiantes posgraduados para trabajar en sus laboratorios de Hawai. Allí participarán en descubrimientos microbiológicos que jamás hubieran podido siquiera imaginar. Pero una vez en la selva de Oahu, los siete se encontrarán inmersos en un mundo hostil tan peligroso como sorprendente. El único recurso que podrán utilizar será sus conocimientos especializados, que les ayudarán a encauzar las fuerzas de la propia naturaleza.
 
Una novela sensacional, terminada por el prestigioso escritor científico Richard Preston, Micro es un apasionante thriller sobre el fascinante futuro de la microbiología.

Excerpt

Introducción
 
¿En qué clase de mundo vivimos?
 
En el año 2008, el célebre naturalista David Attenborough expresó su preocupación porque nuestros escolares no sabían identificar plantas e insectos comunes que se encuentran habitualmente en la naturaleza, mientras que las generaciones anteriores eran capaces de hacerlo sin dudar. En su opinión, los niños de hoy en día carecen de experiencia en el contacto con la naturaleza y no juegan en un entorno natural. Las causas de ello son diversas: la vida urbana, la pérdida de espacios abiertos, los ordenadores e internet o el aumento de deberes escolares. En cualquier caso, la consecuencia es que nuestros niños ya no conviven con la naturaleza y no adquieren una experiencia directa de ella. Resulta particularmente irónico que esto esté ocurriendo en un momento en el que Occidente se muestra cada día más preocupado por el medio ambiente y en el que se están proponiendo iniciativas cada vez más ambiciosas para protegerlo.
 
Enseñar a los niños a pensar conforme a criterios ambientalistas ha sido una de las características distintivas del movimiento verde. De tal modo que nuestros jóvenes han aprendido a proteger algo que no conocen en absoluto. Resulta imposible no fijarse en que esta ha sido precisamente la fórmula que condujo en el pasado a la bienintencionada degradación de nuestro medio ambiente. La degradación de los parques nacionales estadounidenses constituye un buen ejemplo; y la política de prevención de incendios forestales, otro. Semejantes iniciativas nunca se habrían puesto en marcha si la gente hubiera comprendido realmente el medio ambiente que intentaba preservar.
 
El problema fue que creyeron que lo comprendían. No es descabellado pensar que los escolares de las generaciones venideras estarán aún más convencidos. Aunque, al menos, la escuela enseña que existe una respuesta para cada pregunta; pero es solo en el momento de enfrentarse con el mundo real cuando nuestros jóvenes descubren que muchos aspectos de la vida son inciertos, misteriosos e incluso imposibles de comprender. Cualquiera que haya tenido la oportunidad de jugar en la naturaleza, que haya sido rociado por un escarabajo, cualquiera a quien se le haya pegado en los dedos el polvo de las alas de una mariposa o que haya contemplado a una oruga tejer su capullo, habrá experimentado una sensación de misterio e incertidumbre. Cuanto más observamos el mundo natural, más misterioso se vuelve y más nos damos cuenta de lo poco que sabemos. Al tiempo que su belleza, también podemos experimentar su fecundidad, su derroche, su agresividad, su implacabilidad, su parasitismo y su violencia. Los libros de texto no plasman adecuadamente ninguna de estas cualidades.
 
Es posible que la lección más importante que podamos aprender mediante la experiencia directa es que el mundo natural, con todos sus elementos e interconexiones, constituye un sistema complejo y que, por lo tanto, no estamos en situación de entenderlo ni de predecir su comportamiento. Resulta engañoso pretender que podemos, de igual modo que resultaría engañoso pretender que podemos predecir el mercado de valores, que es otro sistema complejo. Si alguien nos asegura que es capaz de predecir con exactitud cómo se comportará la bolsa en los próximos días, pensaremos inmediatamente que se trata de un delincuente o de un estafador. Sin embargo, todavía no hemos aprendido a tachar de locos o de falsos profetas a los ecologistas que hacen afirmaciones parecidas acerca del medio ambiente o de un ecosistema.
 
Los seres humanos interactuamos eficazmente con los sistemas complejos. Lo hacemos continuamente, pero lo hacemos manejándolos, administrándolos sin pretender que los comprendemos. Como administradores interactuamos con el sistema, hacemos algo, observamos la respuesta y a continuación hacemos algo diferente en nuestro intento de conseguir el resultado que pretendemos. Así se produce una interacción iterativa y permanente que demuestra que no sabemos exactamente qué hará el sistema. Podemos intuir qué va a ocurrir, podemos acertar la mayoría de las veces, pero nunca estamos seguros a ciencia cierta.
 
La interactuación con el mundo natural está desprovista de certezas y siempre lo estará.
 
¿Cómo pueden los jóvenes adquirir experiencia del mundo natural? Lo mejor sería que pasaran un tiempo en algún bosque tropical, en ese entorno vasto, incómodo, alarmante y hermoso que es capaz de acabar con nuestras ideas preconcebidas.
 
(Inacabado)
Michael Crichton,
28 de septiembre de 2008
Michael Crichton

About Michael Crichton

Michael Crichton - Micro (en español)

Photo © Elena Seibert

Michael Crichton’s novels include The Andromeda Strain, The Great Train Robbery, Congo, Jurassic Park, Rising Sun, Disclosure, and The Lost World, and he was as well the creator of the television series ER. Crichton died in 2008.
Praise

Praise

“Otro tremendamente entretenido thriller de Crichton que —gracias a Richard Preston— tenemos la suerte de tener”. —NPR

Your E-Mail Address
send me a copy

Recipient's E-Mail Address
(multiple addresses may be separated by commas)

A personal message: