Random House: Bringing You the Best in Fiction, Nonfiction, and Children's Books
Authors
Books
Features
Newletters and Alerts

Buy now from Random House

  • Ama y no sufras
  • Written by Walter Riso
  • Format: Trade Paperback | ISBN: 9780307947833
  • Our Price: $13.95
  • Quantity:
See more online stores - Ama y no sufras

Buy now from Random House

  • Ama y no sufras
  • Written by Walter Riso
  • Format: eBook | ISBN: 9780307947826
  • Our Price: $5.99
  • Quantity:
See more online stores - Ama y no sufras

 (Spanish)
Ama y no sufras

    Select a Format:
  • Book
  • eBook

Como disfrutar plenamente de la vida en pareja

Written by Walter RisoAuthor Alerts:  Random House will alert you to new works by Walter Riso

eBook

List Price: $5.99

eBook

On Sale: February 07, 2012
Pages: 256 | ISBN: 978-0-307-94782-6
Published by : Vintage Espanol Knopf
Ama y no sufras Cover

Bookmark,
Share & Shelve:

  • Add This - Ama y no sufras
  • Email this page - Ama y no sufras
  • Print this page - Ama y no sufras
ABOUT THE BOOK ABOUT THE BOOK
ABOUT THE AUTHOR ABOUT THE AUTHOR
This book has no tags.
You can add some at Library Thing.
Synopsis|Excerpt

Synopsis

“¿Quién no ha sufrido alguna vez por estar con la persona equivocada, por sentir que el deseo se ha apagado o, simplemente, por la caricia que nunca llegó? No hay nada más hipersensible que el amor, nada más arrebatador, nada más vital”. —Walter Riso
 
Con demasiada frecuencia, el amor nos hace sufrir. Incluso aquellas personas que han encontrado su pareja perfecta tienen momentos de inseguridad y frustración. En Ama y no sufras, Walter Riso, uno de los más conocidos autores de autoayuda, nos muestra cómo abandonar aquellos aspectos de nuestras relaciones que atraen la infelicidad, ensenándonos cómo avanzar hacia relaciones más saludables y gratificantes. Pero lograr este tipo de relación no sólo se trata de amar sin apegos —una de las causas principales del dolor afectivo— sino de acabar con todo tipo de sufrimiento inútil relacionado con el amor. Se trata de incrementar el “cociente amoroso” y ligar el corazón a la mente de tal manera que podamos canalizar saludablemente el sentimiento. Y ésa es la propuesta que Walter Riso presenta en este revelador libro: cómo lograr un amor completo, sano y gratificante, que nos acerque más a la tranquilidad que al sufrimiento.

Excerpt

Todos sabemos lo que es estar bajo el influjo del enamoramiento, ese sentimiento apasionado y adictivo en el que nuestras facultades y capacidades parecen debilitarse. Lo sabemos porque el cuerpo lo registra todo. En cada recodo de la memoria emocional está grabado el más elemental de los suspiros, la «dulce manía» o la «divina locura» de la que hablaban los griegos, esa mezcla de dolor y placer en la que la complacencia parece justificar cualquier grado de sufrimiento. ¿Cómo olvidar aquella exacerbación de los sentidos? ¿Cómo no querer repetirla otra vez, sin aspavientos, resignadamente, como un cordero feliz?
 
El eros es ante todo un amor fluctuante, turbulento y contradictorio. «Amor que aparece floreciente y lleno de vida mientras está en la abundancia, y después se extingue para volver a revivir...», dice Platón. El eros nace y muere de tiempo en tiempo. Si todo va bien, se reencarna.
 
¿Cómo amar y no sufrir? Es algo difícil si creemos demasiado en el eros, si nos apegamos a él. «¿Por qué, doctor, por qué es usted tan negativo respecto al amor que siento?», me decía una jovencita atormentada por un amor pasional mal correspondido. Mi respuesta no fue muy alentadora: «Porque no es amor, sino enamoramiento». El amor pasional es dual por naturaleza, llega y se va, luz y sombra, afirma Octavio Paz.
 
El eros es posesivo, dominante, concupiscente y, aun así, imprescindible. Es un amor orientado principalmente hacia la autogratificación, pero a través del otro, porque la excitación ajena excita. Me deleito con tu placer, que es mío, que me pertenece. No se trata de amarte, sino de ambicionarte en el sentido de apetecerte, como un postre. Como el único postre, si tú quieres y yo puedo.
 
Es verdad que el amor descentralizado y maduro requiere de dos sujetos activos, es decir, de dos personas con voz y voto. Sin embargo, a veces renunciamos gustosos a tal privilegio y aceptamos de manera relajada y lúdica ser el «objeto del deseo» de la persona amada; después de todo, ¿qué importa, si es de común acuerdo? ¿Qué importa si por un rato jugamos a ser «cosa» (cosificación amorosa, claro está) para volver luego al amor benevolente, al querer democrático y amistoso? El amor requiere de dos, pero sin dejar de ser uno en la fantasía.
 
Una mujer de cincuenta y dos años me comenta en cierto tono cómplice: «Yo sé que cuando él me pide que me ponga minifalda y le haga un striptease me desea mucho más de lo que me ama. Sé que me convierto en un fetiche... Pero ¿sabe qué? Él también se convierte en uno para mí. Me encanta verlo excitado y saber que puedo seducirlo con desenvoltura y libertad, sin mojigatería. Me siento la exhibicionista más descarada del mundo... Y a él lo veo como a mi dueño y señor por un rato, mi “amo”, mi amor. ¿Y qué? Después volvemos a la realidad, felices y exhaustos. Él, voyerista y yo, exhibicionista: ¿no le parece una buena combinación?». Sin duda, sin comentarios.
 
El «amor pasional» se ha dado en casi todas la sociedades. Por ejemplo, los egiptólogos hallaron cincuenta y cinco poemas de amor anónimos cuya fecha se remonta al año 1300 a. J.C. La siguiente poesía, descubierta en uno de esos pergaminos, evidencia que la cuestión romántica no parece haber cambiado demasiado a lo largo de la historia:
 
 
Su pelo lapislázuli brillante,
sus brazos más espléndidos que el oro.
Sus dedos me parecen pétalos,
como los del loto.
Sus flancos modelados como debe ser,
sus piernas superan cualquier belleza.
Su andar es noble
(auténtico andar),
mi corazón sería su esclavo si ella me abrazara.

 
Los egipcios conocieron muy bien el eros. Lo demuestran los términos que utilizaron para designer el amor: «deseo prolongado», «dulce trampa», «enfermedad que uno ansía».
 
Por su parte, los griegos se refirieron al eroscomo un «mal crónico», «deseo instintivo del placer», «apetito grosero», «delirio inspirado por los dioses», «mania profética»,  desmesurado», «demonio», «dolencia fecunda », «grandísimo y engañoso amor», entre otras muchas expresiones.
 
Un joven que acudía a mi consulta expresaba así su amor doloroso: «Me duele quererla, es como una maldita enfermedad... Nunca estoy tranquilo... Cuando la veo y la tengo a mi lado estoy feliz, pero hay como una espina clavada en alguna parte de mí que me recuerda que ella no soy yo..., es otro ser... puede irse, dejar de amarme, morirse o simplemente cansarse... Siempre me falta algo, aun cuando la hago mía...». Dolencia fecunda, dulce trampa o miedo posmoderno: el fenómeno es el mismo, duele igual. Aunque la idea del amor se ha modificado a través de la historia, el sentimiento del amor apasionado no parece haber cambiado demasiado.
 
Sin perder de vista el realismo del día a día, analizaré tres aspectos del eros que nos llevan a sufrir casi irremediablemente: su naturaleza desbordada, el deseo erótico y algunas características del eros patológico o enfermo.
 
 
Walter Riso

About Walter Riso

Walter Riso - Ama y no sufras
Walter Riso nació en Italia en 1951. Su familia emigró a Argentina cuando era muy joven. Allí creció en un barrio multiétnico en el centro de una comunidad de inmigrantes italianos. Cursó estudios universitarios de psicología en Colombia; se especializó en terapia cognitiva y obtuvo una maestría en bioética. Desde hace treinta años trabaja como psicólogo clínico, práctica que alterna con el ejercicio de la cátedra universitaria y la realización de publicaciones científicas y de divulgación en diversos medios. Actualmente reside en Barcelona.

Your E-Mail Address
send me a copy

Recipient's E-Mail Address
(multiple addresses may be separated by commas)

A personal message: