Random House: Bringing You the Best in Fiction, Nonfiction, and Children's Books
Authors
Books
Features
Newletters and Alerts

Buy now from Random House

  • Nunca me abandones
  • Written by Kazuo Ishiguro
  • Format: Trade Paperback | ISBN: 9780307741226
  • Our Price: $15.00
  • Quantity:
See more online stores - Nunca me abandones

Buy now from Random House

  • Nunca me abandones
  • Written by Kazuo Ishiguro
  • Format: eBook | ISBN: 9780307794154
  • Our Price: $11.99
  • Quantity:
See more online stores - Nunca me abandones

 (Spanish)
Nunca me abandones

    Select a Format:
  • Book
  • eBook

Written by Kazuo IshiguroAuthor Alerts:  Random House will alert you to new works by Kazuo Ishiguro

eBook

List Price: $11.99

eBook

On Sale: May 18, 2011
Pages: 352 | ISBN: 978-0-307-79415-4
Published by : Vintage Espanol Knopf
Nunca me abandones Cover

Bookmark,
Share & Shelve:

  • Add This - Nunca me abandones
  • Email this page - Nunca me abandones
  • Print this page - Nunca me abandones
ABOUT THE BOOK ABOUT THE BOOK
ABOUT THE AUTHOR ABOUT THE AUTHOR
PRAISE PRAISE
Tags for this book (powered by Library Thing)
fiction (1165) dystopia (385) science fiction (371) cloning (307) england (225) novel (173) british (112) clones (97) boarding school (80) organ donation (80) dystopian (77) coming of age (67) literature (67) 21st century (62) speculative fiction (59) contemporary fiction (55) friendship (49) sf (49) contemporary (48) love (47) future (38) fantasy (37) literary fiction (35) ethics (35) relationships (31) uk (27) 2000s (27) childhood (25) english (24) romance (23) british literature (22) alternate history (22) organ donors (21) britain (21) death (20) british fiction (20) mystery (20) children (17) literary (17) english literature (17) drama (16) japanese (15) futuristic (15) science (14) 20th century (13) japan (13) memory (13) identity (12) ishiguro (12) organ harvesting (12) humanity (11) adult (11) modern fiction (11) loss (10) genetics (10) disturbing (9) adolescence (9) boarding schools (8) morality (8) 1990s (8) bioethics (8) alternate reality (8) growing up (8) 21st century fiction (8) movie (7) schools (7) life (7) alex award (7) society (7) booker prize (7) booker prize shortlist (7) sad (7) time 100 (6) bildungsroman (6) english fiction (6) human cloning (6) donors (6) speculative (6) genetic engineering (6) women (6) education (6) psychological fiction (6) secrets (6) teenagers (6) psychological (6) suspense (6) made into movie (6) young adult (5) sex (5) alternate universe (5) sff (5) memories (5) great britain (5) eugenics (5) modern (4) dystopian future (4) friends (4) donations (4) horror (4) utopia (4) organ transplant (4) organ transplants (4) general fiction (4) medical ethics (4) dark (4) students (4) dystopic (4) mortality (4) innocence (4)
fiction (1165) dystopia (385) science fiction (371) cloning (307)
» see more tags
england (225) novel (173) british (112) clones (97) boarding school (80) organ donation (80) dystopian (77) coming of age (67) literature (67) 21st century (62) speculative fiction (59) contemporary fiction (55) friendship (49) sf (49) contemporary (48) love (47) future (38) fantasy (37) literary fiction (35) ethics (35) relationships (31) uk (27) 2000s (27) childhood (25) english (24) romance (23) british literature (22) alternate history (22) organ donors (21) britain (21) death (20) british fiction (20) mystery (20) children (17) literary (17) english literature (17) drama (16) japanese (15) futuristic (15) science (14) 20th century (13) japan (13) memory (13) identity (12) ishiguro (12) organ harvesting (12) humanity (11) adult (11) modern fiction (11) loss (10) genetics (10) disturbing (9) adolescence (9) boarding schools (8) morality (8) 1990s (8) bioethics (8) alternate reality (8) growing up (8) 21st century fiction (8) movie (7) schools (7) life (7) alex award (7) society (7) booker prize (7) booker prize shortlist (7) sad (7) time 100 (6) bildungsroman (6) english fiction (6) human cloning (6) donors (6) speculative (6) genetic engineering (6) women (6) education (6) psychological fiction (6) secrets (6) teenagers (6) psychological (6) suspense (6) made into movie (6) young adult (5) sex (5) alternate universe (5) sff (5) memories (5) great britain (5) eugenics (5) modern (4) dystopian future (4) friends (4) donations (4) horror (4) utopia (4) organ transplant (4) organ transplants (4) general fiction (4) medical ethics (4)
» hide
Synopsis|Excerpt

Synopsis

Hailsham aparenta ser un agradable internado inglés, lejos de las influencias de la gran ciudad. La escuela se ocupa bien de sus estudiantes, enseñándoles arte y literatura y todo lo necesario para que se conviertan en el tipo de persona que la sociedad espera. Pero, curiosamente, en Hailsham no se enseña nada sobre el mundo exterior, un mundo con el que casi todo contacto está prohibido. Dentro de Hailsham, Kathy y sus amigos Ruth y Tommy crecen indiferentes ante el resto del mundo, pero será solamente cuando finalmente dejen la seguridad de la escuela que se darán cuenta de lo que Hailsham en realidad esconde.  
 
Nunca me abandones rompe con los limites de la novela literaria. Es un misterio conmovedor, una hermosa historia de amor, una crítica mordaz de la arrogancia humana y también una investigación moral de cómo tratamos a la gente más vulnerable en nuestra sociedad. En su exploración del tema de la memoria y el impacto del pasado en un posible futuro, Ishiguro ha creado su libro más conmovedor hasta la fecha.
 

Excerpt

I

Mi nombre es Kathy H. Tengo treinta y un años, y llevo más de once siendo cuidadora. Suena a mucho tiempo, lo sé, pero lo cierto es que quieren que siga otros ocho meses, hasta finales de año. Esto hará un total de casi doce años exactos. Ahora sé que el hecho de haber sido cuidadora durante tanto tiempo no significa necesariamente que piensen que soy inmejorable en mi trabajo. Hay cuidadores realmente magníficos a quienes se les ha dicho que lo dejen después de apenas dos o tres años. Y puedo mencionar al menos a uno que siguió con esta ocupación catorce años pese a ser un absoluto incompetente. Así que no trato de alardear de nada. Pero sé sin ningún género de dudas que están contentos con mi trabajo, y, en general, también yo lo estoy. Mis donantes siempre han tendido a portarse mucho mejor de lo que yo esperaba. Sus tiempos de recuperación han sido impresionantes, y a casi ninguno de ellos se le ha clasificado de «agitado», ni siquiera antes de la cuarta donación. De acuerdo, ahora tal vez esté alardeando un poco. Pero significa mucho para mí ser capaz de hacer bien mi trabajo, sobre todo en lo que se refiere a que mis donantes sepan mantenerse «en calma». He desarrollado una especie de instinto especial con los donantes. Sé cuándo quedarme cerca para consolarlos y cuándo dejarlos solos; cuándo escuchar todo lo que tengan que decir y cuándo limitarme a encogerme de hombros y decirles que se dejen de historias.

En cualquier caso, no tengo grandes reclamaciones que hacer en mi propio nombre. Sé de cuidadores, actualmente en activo, que son tan buenos como yo y a quienes no se les reconoce ni la mitad de mérito que a mí. Entiendo perfectamente que cualquiera de ellos pueda sentirse resentido: por mi habitación amueblada, mi coche, y sobre todo porque se me permite elegir a quién dedico mi cuidado. Soy una ex alumna de Hailsham, lo que a veces basta por sí mismo para conseguir el respaldo de la gente. Kathy H., dicen, puede elegir, y siempre elige a los de su clase: gente de Hailsham, o de algún otro centro privilegiado. No es extraño que tenga un historial de tal nivel. Lo he oído muchas veces, así que estoy segura de que vosotros lo habréis oído muchas más, por lo que quizá haya algo de verdad en ello. Pero no soy la primera persona a quien se le permite elegir, y dudo que vaya a ser la última. De cualquier forma, he cumplido mi parte en lo referente al cuidado de donantes creados en cualquier tipo de entorno. Cuando termine, no lo olvidéis, habré dedicado muchos años a esto, pero sólo durante los seis últimos me han permitido elegir.

Y ¿por qué no habían de hacerlo? Los cuidadores no somos máquinas. Tratas de hacer todo lo que puedes por cada donante, pero al final acabas exhausto. No posees ni una paciencia ni una energía ilimitadas. Así que cuando tienes la oportunidad de elegir, eliges lógicamente a los de tu tipo. Es natural. No habría podido seguir tanto tiempo en esto si en algún punto del camino hubiera dejado de sentir lástima de mis donantes. Y, además, si jamás me hubieran permitido elegir, ¿cómo habría podido volver a tener cerca a Ruth y a Tommy después de todos estos años?

Pero, por supuesto, cada día quedan menos donantes que yo pueda recordar, y por lo tanto, en la práctica, tampoco he podido elegir tanto. Como digo, el trabajo se te hace más duro cuando no tienes ese vínculo profundo con el donante, y aunque echaré de menos ser cuidadora, también me vendrá de perlas acabar por fin con ello a finales de año.

Ruth, por cierto, no fue sino la tercera o cuarta donante que me fue dado elegir. Ella ya tenía un cuidador asignado en aquel tiempo, y recuerdo que la cosa requirió un poco de firmeza por mi parte. Pero al final me salí con la mía y en el instante en que volví a verla, en el centro de recuperación de Dover, todas nuestras diferencias —si bien no se esfumaron— dejaron de parecer tan importantes como todo lo demás: el que hubiéramos crecido juntas en Hailsham, por ejemplo, o el que supiéramos y recordáramos cosas que nadie más podía saber o recordar. Y fue entonces, supongo, cuando empecé a procurar que mis donantes fueran gente del pasado, y, siempre que podía, gente de Hailsham.

A lo largo de los años ha habido veces en que he tratado de dejar atrás Hailsham, diciéndome que no tenía que mirar tanto hacia el pasado. Pero luego llegué a un punto en el que dejé de resistirme. Y ello tuvo que ver con un donante concreto que tuve en cierta ocasión, en mi tercer año de cuidadora; y fue su reacción al mencionarle yo que había estado en Hailsham. Él acababa de pasar por su tercera donación, y no había salido bien, y seguramente sabía que no iba a superarlo. Apenas podía respirar, pero miró hacia mí y dijo:

—Hailsham. Apuesto a que era un lugar hermoso.

A la mañana siguiente le estuve dando conversación para apartarle de la cabeza su situación, y cuando le pregunté dónde había crecido mencionó cierto centro de Dorset; y en su cara, bajo las manchas, se dibujó una mueca absolutamente distinta de las que le conocía. Y caí en la cuenta de lo desesperadamente que deseaba no recordar. Lo que quería, en cambio, era que le contara cosas de Hailsham.

Así que durante los cinco o seis días sigueientes le conté lo que quería saber, y él seguía allí echado, hecho un ovillo, con una sonrisa amable en el semblante. Me preguntaba sobre cosas importantes y sobre menudencias. Sobre nuestros custodios, sobre cómo cada uno de nosostros tenía su propio arcón con sus cosas, sobre el fútbol, el rounders, (1) el pequeño sendero que rodeaba la casa principal, sus rincones y recovecos, el estanque de los patos, la comida, la vista de los campos desde el Aula de Arte en las mañanas de neibla. A vece me hacía repetir las cosas una y otra vez; me pedía que le contara cosas que le había contado ya el día anterior, como si jamás se las hubiera oído antes: «¿Teníais pabellón de deportes?»; «¿Cuál era tu custodio preferido?». Al principio yo la achacaba a los fármacos, pero luego me di cuenta de que seguía teniendo la mente clara. Lo que quería no era sólo oír cosas de Hailsham, sino recordar Hailsham como si se hubiera tratado de su propia infancia. Sabía que se hallaba a punto de «completar», y eso era precisamente lo que pretendía: que yo le describiera las cosas, de forma que pudiera asimilarlas en profundidad, de forma que en las noches insomnes, con los fármacos y el dolor  la extenuación, acaso llegara a hacerse desvaída la línea entre mis recuerdos y los suyos. Entonces fue cuando comprendí por vez primera —cuando lo comprendí de verdad— cuán afortunados fuimos Tommy y Ruth y yo y el resto de nuestros compañeros.
Kazuo Ishiguro

About Kazuo Ishiguro

Kazuo Ishiguro - Nunca me abandones

Photo © Emily Mott

Kazuo Ishiguro was born in Nagasaki, Japan, in 1954 and came to Britain at the age of 5. He is the author of 6 novels: A Pale View of Hills (1982, Winifred Holtby Prize), An Artist of the Floating World (1986, Whitbread Book of the Year Award, Premio Scanno, shortlisted for the Booker Prize), The Remains of the Day (1989, winner of the Booker Prize), The Unconsoled (1995, winner of the Cheltenham Prize), When We Were Orphans (2000, shortlisted for the Booker Prize) and and Never Let Me Go (2005, Corine Internationaler Buchpreis, Serono Literary Prize, Casino de Santiago European Novel Award, shortlisted for the Man Booker Prize). Nocturnes (2009) was awarded the Giuseppe Tomasi di Lampedusa International Literary Prize. Kazuo Ishiguro’s work has been translated into over 40 languages. The Remains of the Day became an international bestseller, with over 1 million copies sold in the English language alone, and was adapted into an award-winning film starring Anthony Hopkins and Emma Thompson. Never Let Me Go was adapted into a film in 2010 starring Carey Mulligan and Keira Knightley. In 1995 Ishiguro received an OBE for Services to Literature, and in 1998 the French decoration of Chevalier de L’Ordre des Arts et des Lettres. He lives in London with his wife and daughter.

Praise

Praise

“Una novela maravillosa. La mejor que Ishiguro ha escrito desde la sublime Los restos del día”. —The Washington Post

“Lo que Ishiguro ha hecho en estas páginas con tanto arte no es solo construir un aterrador puzzle, sino también crear un mundo ficticio único”. —The New York Times

Your E-Mail Address
send me a copy

Recipient's E-Mail Address
(multiple addresses may be separated by commas)

A personal message: