Random House: Bringing You the Best in Fiction, Nonfiction, and Children's Books
Authors
Books
Features
Newletters and Alerts

Buy now from Random House

  • La ladrona de libros
  • Written by Markus Zusak
  • Format: Trade Paperback | ISBN: 9780307475732
  • Our Price: $12.99
  • Quantity:
See more online stores - La ladrona de libros

Buy now from Random House

  • La ladrona de libros
  • Written by Markus Zusak
  • Format: eBook | ISBN: 9780307832382
  • Our Price: $6.99
  • Quantity:
See more online stores - La ladrona de libros

 (Spanish)
La ladrona de libros

    Select a Format:
  • Book
  • eBook

Written by Markus ZusakAuthor Alerts:  Random House will alert you to new works by Markus Zusak

eBook

List Price: $6.99

eBook

On Sale: December 05, 2012
Pages: 544 | ISBN: 978-0-307-83238-2
Published by : Vintage Espanol Knopf
La ladrona de libros Cover

Bookmark,
Share & Shelve:

  • Add This - La ladrona de libros
  • Email this page - La ladrona de libros
  • Print this page - La ladrona de libros
ABOUT THE BOOK ABOUT THE BOOK
ABOUT THE AUTHOR ABOUT THE AUTHOR
PRAISE PRAISE
Tags for this book (powered by Library Thing)
germany (774) wwii (680) holocaust (657) historical fiction (618) death (486) young adult (440) jews (256) nazi germany (238) war (227) historical (153) nazis (135) friendship (135) coming of age (124) nazi (110) family (101) books about books (77) history (73) teen (63) hitler (56) australian (53) love (46) jewish (46) fantasy (43) printz honor (43) children (37) young adult fiction (34) childhood (34) survival (33) 21st century (28) orphans (28) judaism (27) writing (26) words (25) 1940s (25) orphan (24) markus zusak (24) stealing (23) book burning (23) teen fiction (23) nazism (22) relationships (21) 20th century (20) youth (19) girl (19) printz (18) storytelling (18) loss (18) australia (16) europe (16) sad (16) mystery (16) thief (15) poverty (15) children's literature (15) jew (14) germans (14) theft (14) contemporary fiction (14) 2000s (13) literary fiction (13) young adult literature (13) australian fiction (13) hitler youth (13) foster parents (13) grief (12) romance (12) german (12) contemporary (12) accordion (12) children's (12) dachau (12) adult (12) australian literature (11) foster care (11) adoption (11) drama (11) foster children (11) literacy (11) bombing (11) courage (10) racism (9) australian author (9) wo ii (9) adolescence (9) thievery (9) world war (9) tod (9) 1933-1945 (8) girls (8) foster family (8) humanity (8) juvenile fiction (8) children's fiction (8) magical realism (8) growing up (8) literary (8) censorship (8) concentration camps (8) bravery (7) hope (7) friends (7) stories (7) 1939-1945 (7) persecution (7) printz award (7) fear (7) kids (7) max (6) english (6) 1930s (6) compassion (6) moving (6) art (6) 21st century fiction (6) tearjerker (6) novela (6) tragedy (6) realistic fiction (6) thieves (6) youth fiction (5) genocide (5) historical novel (5) bombings (5) high school (5) foster families (5) amazing (5) modern fiction (5) female protagonist (5) power of words (5) family relationships (5) music (5) life (5) depressing (4) modern (4) adventure (4) juvenile (4) humor (4) politics (4) wartime (4) illiteracy (4) kuolema (4) bombs (4) antisemitism (4) book lovers (4) point of view (4) bildungsroman (4) bibliophilia (4) multicultural (4)
germany (774) wwii (680) holocaust (657) historical fiction (618)
» see more tags
» hide
Synopsis|Excerpt

Synopsis

Érase una vez un mundo donde las noches eran largas y la Muerte contaba su propia historia. Érase una vez una ladrona que robaba libros y regalaba palabras.
 
En el pueblo vivía una niña que quería leer, un hombre que tocaba el acordeón y un joven judío que escribía cuentos hermosos para escapar del horror de la guerra. Al cabo de un tiempo, la niña se convirtió en una ladrona que robaba libros y regalaba palabras. Y con esas palabras se escribió una historia hermosa y cruel.  
 
Una novela tremendamente humana, emocionante e inolvidable, que describe las peripecias de una niña alemana de nueve años desde que es dada en adopción por su madre hasta el final de la II Guerra Mundial. Su nueva familia, gente sencilla y nada afecta al nazismo, le enseña a leer y, a través de los libros, a distraerse durante los bombardeos y combatir la tristeza. Pero es el libro que ella misma está escribiendo el que finalmente le salvará la vida.

Excerpt

La muerte y tú
Primero los colores.
Luego los humanos.
Así es como acostumbro a ver las cosas.
O, al menos, así intento verlas.


UN PEQUEÑO DETALLE
 
Morirás.
 
Sinceramente, me esfuerzo por tratar el tema con tranquilidad, pero a casi todo el mundo le cuesta creerme, por más que yo proteste. Por favor, confía en mí. De verdad, puedo ser alegre. Amable, agradable, afable . . .  Y eso sólo son las palabras que empiezan por «a». Pero no me pidas que sea simpática, la simpatía no va conmigo.
 
RESPUESTA AL DETALLE ANTERIORMENTE MENCIONADO
 
¿Te preocupa?
 
Insisto: no tengas miedo.
 
Si algo me distingue es que soy justa.
 
Por supuesto, una introducción.
 
Un comienzo.
 
¿Qué habrá sido de mis modales?
 
Podría presentarme como es debido pero, la verdad, no es necesario. Pronto me conocerás bien, todo depende de una compleja combinación de variables. Por ahora baste con decir que, tarde o temprano, apareceré ante ti con la mayor cordialidad. Tomaré tu alma en mis manos, un color se posará sobre mi hombro y te llevaré conmigo con suma delicadeza.
 
Cuando llegue el momento te encontraré tumbado (pocas veces encuentro a la gente de pie) y tendrás el cuerpo rígido. Esto tal vez te sorprenda: un grito dejará su rastro en el aire. Después, sólo oiré mi propia respiración, y el olor, y mis pasos.
 
Casi siempre consigo salir ilesa.
 
Encuentro un color, aspiro el cielo.
 
Me ayuda a relajarme.
 
A veces, sin embargo, no es tan fácil, y me veo arrastrada hacia los supervivientes, que siempre se llevan la peor parte. Los observo mientras andan tropezando en la nueva situación, la desesperación y la sorpresa. Sus corazones están heridos, sus pulmones dañados.
 
Lo que a su vez me lleva al tema del que estoy hablándote esta noche, o esta tarde, a la hora o el color que sea. Es la historia de uno de esos perpetuos supervivientes, una chica menuda que sabía muy bien qué significa la palabra abandono.
 
Junto a las vías del tren
 
Vi a la ladrona de libros en tres ocasiones.
 
Lo primero que apareció fue algo blanco. Un blanco cegador.
 
Probablemente estarás pensando que el blanco en realidad no es un color y toda esa clase de tonterías. Pues yo te digo que lo es. El blanco es sin duda un color y, personalmente, no creo que te convenga discutir conmigo.
 
UN ANUNCIO RECONFORTANTE
 
Por favor, a pesar de las amenazas anteriores, conserva la calma.
 
Sólo soy una fanfarrona.
 
No soy violenta.
 
No soy perversa.
 
Soy lo que tiene que ser.
 
Sí, era blanco.
 
Daba la impresión de que todo el planeta se había vestido de nieve, que se la hubiera puesto como tú te pones un jersey. Las pisadas junto a las vías del tren se hundían hasta la rodilla. Los árboles estaban cubiertos con mantos de hielo.
 
Como debes de imaginar, alguien había muerto.
 
No podían dejarlo tirado en el suelo. Por el momento no era un gran problema, pero la vía pronto quedaría despejada y el tren tenía que continuar la marcha.
 
Había dos guardias.
 
Había una madre con su hija.
 
Un cadáver.
 
La madre, la niña y el cadáver estaban quietos y en silencio.
 
—¿Y qué quieres que haga?
 
Uno de los guardias era alto y el otro bajo. El alto siempre hablaba primero, aunque no era el jefe. Miró al bajo y rechoncho, de cara rubicunda.
 
—No podemos dejarlos así, ¿no crees? —respondió.
 
El alto estaba perdiendo la paciencia.
 
—¿Por qué no?
 
El más bajito estuvo a punto de estallar.
 
Spinnst du?! ¡¿Eres tonto o qué?! —gritó a la altura de la barbilla del alto. La repugnancia le inflaba las mejillas, la piel se le tensaba—. Vamos —ordenó, avanzando con dificultad por la nieve—. Si hace falta, cargamos a los tres. Ya informaremos en la siguiente parada.
 
En cuanto a mí, ya había cometido el más elemental de los errores. No encuentro palabras para describir cuánto me enfadé conmigo misma. Hasta ese momento lo había hecho todo bien. Había estudiado el cielo cegador, blanco como la nieve, al otro lado de la ventanilla del tren en movimiento. Prácticamente lo había inhalado, pero aun así vacilé, me dejé doblegar: la niña llamó mi atención. La curiosidad pudo conmigo y, resignada, me quedé el tiempo que me permitió mi apretada agenda, y observé.
 
Veintitrés minutos después, cuando el tren ya se había detenido, bajé con ellos.
 
Llevaba en brazos una pequeña alma.
 
Me quedé un poco apartada, a la derecha.
 
El eficiente dúo de los guardias se volvió hacia la madre, la niña y el pequeño cadáver. Recuerdo con claridad que ese día podía oír mi respiración, alta y fuerte. Me sorprende que los guardias no advirtieran mi presencia al pasar a su lado. El mundo se estaba hundiendo bajo el peso de la nieve.
 
La pálida y famélica niña estaba a unos diez metros a mi izquierda, aterida.
 
Le castañeteaban los dientes.
 
Tenía los brazos cruzados y congelados.
 
Las lágrimas se habían helado sobre el rostro de la ladrona de libros.
 
El eclipse
 
Era el momento de mayor oscuridad antes del alba.
 
Esta vez yo había ido por un hombre de unos veinticuatro años. En cierto modo, fue hermoso. El avión todavía tosía. El humo se le escapaba por los pulmones.
 
Se abrieron tres grandes zanjas en el suelo al estrellarse. Las alas se convirtieron en brazos amputados. Se acabó el revoloteo, al menos para ese pajarilla metálico.
 
OTROS PEQUEÑOS DETALLES
 
A veces llego demasiado pronto, me adelanto.
 
Y hay gente que se aferra a la vida más de lo esperado.
 
Al cabo de unos pocos minutos, el humo se extinguió.
 
Primero llegó un niño con respiración agitada y lo que parecía una caja de herramientas. Turbado, se acercó a la cabina y miró en el interior, para ver si el piloto seguía vivo; en ese momento así era. La ladrona de libros llegó unos treinta segundos después.
 
Habían pasado los años, pero la reconocí.
 
Estaba jadeando.
 
El niño sacó un oso de peluche de la caja de herramientas, metió la mano en la cabina a través del cristal hecho añicos y lo dejó sobre el pecho del piloto. El osito sonriente se acurrucó entre el amasijo de carne y sangre. Minutos después probé suerte. Le había llegado la hora.
 
Entré, liberé su alma y me la llevé con delicadeza.
 
Allí sólo quedó el cuerpo, un olor a humo cada vez más leve y el sonriente oso de peluche.
 
Cuando empezó a llegar la gente, todo había cambiado, por supuesto. El horizonte empezaba a dibujarse al carboncillo. Apenas quedaba un suspiro de la oscuridad de antes, que se difuminaba con rapidez.
 
Ahora el hombre tenía un color hueso. La piel parecía un esqueleto. Un uniforme arrugado. Tenía los ojos castaños, la mirada fría —como dos manchas de café—, y el último trazo de negro dibujó una forma extraña y a la vez familiar: una firma.
 
La gente hizo lo que suele hacer.
 
A medida que me abría paso entre la multitud veía a todo el mundo jugueteando con el silencio imperante: un pequeño revoltijo de gestos descoordinados y frases apagadas mientras daban una tímida y callada media vuelta.
 
Cuando volví la vista atrás hacia el avión, el piloto, boquiabierto, parecía sonreír.
 
Un último chiste morboso.
 
Otro remate final típico de los humanos.
 
Permaneció amortajado en su uniforme mientras la luz grisácea desafiaba al cielo. Al igual que en otras ocasiones, cuando empecé a alejarme, me pareció ver una sombra fugaz, los últimos momentos de un eclipse: la constatación de la partida de una nueva alma.
 
¿Sabes?, durante un breve instante, a pesar de todos los colores que se cruzan y se enfrentan con lo que veo en este mundo, suelo atisbar un eclipse cuando muere un humano.
 
He visto millones.
 
He visto más eclipses de los que quisiera recordar.
 
La bandera
 
La última ocasión en que la vi todo era rojo. El cielo parecía un caldo hirviendo, en plena agitación, un poco requemado. Algunos tropezones negros y salpicaduras de pimienta flotaban sobre el rojo.
 
Un poco antes, unas niñas habían estado jugando allí a la rayuela, en esa calle que parecía una página con manchas de aceite. Cuando llegué, todavía se oía el eco de sus voces. Los pies repicando contra la calzada, las carcajadas infantiles y las sonrisas de sal. Aunque se desvanecían a gran velocidad.
 
Luego, las bombas.
 
Esta vez, todo llegó tarde.
 
Las sirenas. Los gritos alborotados de la radio. Todo demasiado tarde.
 
En cuestión de pocos minutos, había montañas de cemento y tierra por todas partes. Las calles se abrieron como venas reventadas. La sangre corrió hasta que se secó en el suelo, donde quedaron pegados los cuerpos inmóviles, como los escombros tras una inundación.
 
Pegados al suelo hasta el último de ellos. Un mar de almas.
 
¿Fue el destino?
 
¿La mala suerte?
 
¿Eso los dejó pegados al suelo?
 
Por supuesto que no.
 
No seamos estúpidos.
 
Seguramente las bombas, arrojadas por humanos escondidos entre las nubes, tuvieron algo que ver.
 
Sí, el cielo era de un rojo abrumador, ardiente. La pequeña ciudad alemana había quedado dividida en dos otra vez. Los copos de ceniza caían con tal encanto que uno se sentía tentado de atraparlos con la lengua y saborearlos. Pero te habrían quemado los labios y escaldado la boca.
 
Lo recuerdo con toda claridad.
 
Estaba a punto de irme cuando la vi allí, arrodillada.
 
A su alrededor, se había escrito, proyectado y erigido una montaña de escombros. Se aferraba a un libro.
Markus Zusak

About Markus Zusak

Markus Zusak - La ladrona de libros

Photo © Bronwyn Rennex

"I always had stories in my head. So I started writing them."--Markus Zusak


Markus Zusak received the Children's Book Council of Australia's Book of the Year Award for I Am the Messenger. He lives in Sydney, where he writes, occasionally works a real job, and plays on a soccer team that never wins.

***Check out www.markuszusak.com for more information!

A NOTE FROM THE AUTHOR

13 Facts (+ a few more) about Markus Zusak

1.He has severe troubles writing biographies about himself because he doesn’t find himself particularly inspiring.
2.He lives in Sydney near the Royal National Park, where he has lunch with the local deer, the kookaburras (a very tough brand of laughing birds) and other creatures.
3.He is a dog person, but he has two cats, Bijoux and Brutus. He named the second one.
4.His middle name is Frank. (When he hated the name Markus, his brother and one of his sisters suggested he use his middle name…Clearly, Frank was not really a step in the right direction.)
5.His three favorite books are:
·What’s Eating Gilbert Grape by Peter Hedges.
·The Half Brother by Lars Saabye Christensen.
·My Brother Jack by George Johnston.
6.The last book he read was Werewolves in their Youth by Michael Chabon, and the book he is currently reading is Ulysses by James Joyce.
7.In 2005, he is attempting to read 52 books. He is writing a book about this ridiculous reading challenge and calling it 53 Killers. People ask him, “Why fifty-three and not fifty-two?”
8.His three favorite movies are:
·Amelie by John Pierre Juenet.
·The Big Lebowski by the Cohen Brothers.
·Run Lola Run by Tom Tykwer.
(And although it’s not a favorite, he also has a soft spot for The Goonies.)
9.The last movies he’s seen are A Very Long Engagement and The Motorcycle Diaries.
10.If he could meet anyone who ever lived, he would choose Michelangelo.
11.He got the idea for I am the Messenger when he was sitting in a park one night eating fish and chips and saw a bank with a fifteen minute parking zone out front. He thought, “Fifteen minutes, that’s not very long — every time I go the bank it takes a lot longer than that.” He then thought, “What if you were in that bank when it was being robbed and your car was out in the fifteen minute parking zone? How the hell would you get out to move your car to avoid a fine?” (That’s exactly what happens at the start of the book.)
12.He is riddled with self-doubt about I am the Messenger but is glad he wrote it because he loves The Doorman.
13.His favorite number is thirteen.
Praise

Praise

“[La ladrona de libros] será ampliamente leída y admirada por que cuenta una historia donde los libros se convierten en tesoros. Y con un sentimiento así no se puede discutir”. —The New York Times
 
“Merece un sitio en la misma estantería que Diario de una adolescente de Ana Frank… Se convertirá en un clásico”. —USA Today

Your E-Mail Address
send me a copy

Recipient's E-Mail Address
(multiple addresses may be separated by commas)

A personal message: