Random House: Bringing You the Best in Fiction, Nonfiction, and Children's Books
Authors
Books
Features
Newletters and Alerts

Buy now from Random House

  • Desde mi cielo (Movie Tie-in Edition)
  • Written by Alice Sebold
  • Format: eBook | ISBN: 9780307832344
  • Our Price: $6.99
  • Quantity:
See more online stores - Desde mi cielo (Movie Tie-in Edition)

 (Spanish)
Desde mi cielo (Movie Tie-in Edition)

Written by Alice SeboldAuthor Alerts:  Random House will alert you to new works by Alice Sebold

eBook

List Price: $6.99

eBook

On Sale: December 05, 2012
Pages: 336 | ISBN: 978-0-307-83234-4
Published by : Vintage Espanol Knopf
Desde mi cielo (Movie Tie-in Edition) Cover

Bookmark,
Share & Shelve:

  • Add This - Desde mi cielo (Movie Tie-in Edition)
  • Email this page - Desde mi cielo (Movie Tie-in Edition)
  • Print this page - Desde mi cielo (Movie Tie-in Edition)
ABOUT THE BOOK ABOUT THE BOOK
ABOUT THE AUTHOR ABOUT THE AUTHOR
PRAISE PRAISE
This book has no tags.
You can add some at Library Thing.
Synopsis|Excerpt

Synopsis

“Alice Sebold crea una novela mágica, conmovedora, inolvidable. ¡No se la pierda por ningún motivo!” –Isabel Allende

“Profundamente conmovedor... un retrato perspicaz del amor familiar y de cómo perdura y a la vez cambia con el pasar del tiempo”. –The New York Times

Cuando conocemos a Susie Salmon, sabemos que ya está en el cielo, en su nuevo hogar. Desde allí nos relata, con la inconfundible voz de una adolescente de catorce años, una historia tan inquietante como alentadora: la de su propio asesinato a manos de un vecino y el proceso de recuperación por el que pasarán sus seres queridos.

Tras su muerte, Susie contempla cómo la vida continúa sin ella; sus compañeros de colegio rumorean sobre su desaparición, su familia mantiene la ilusión de encontrarla con vida y el asesino se esfuerza en borrar las huellas del crimen. Los acontecimientos se suceden al tiempo que Susie se va adaptando a ese lugar llamado cielo, un refugio mágico donde encuentra consejeros que la ayudan a entender la muerte y amigos con los que convivir, un nuevo hogar donde halla todo lo que desea excepto lo más importante: reencontrarse con las personas a las que ama quienes todavía viven sobre la Tierra.

Desde mi cielo es una historia asombrosa y de extraordinaria ternura que parte de una de las pruebas más dolorosas a las que, desgraciadamente, a veces tenemos que enfrentarnos: la pérdida de un ser querido. Pero es también un relato lleno de esperanza, humor y el poder curativo del amor.

Excerpt

Me llamo Salmon, como el pez; de nombre, Susie. Tenía catorce años cuando me asesinaron, el 6 de diciembre de 1973. Si veis las fotos de niñas desaparecidas de los periódicos de los años setenta, la mayoría eran como yo: niñas blancas de pelo castaño desvaído. Eso era antes de que en los envases de cartón de la leche o en el correo diario empezaran a aparecer niños de todas las razas y sexos. Era cuando la gente aún creía que no pasaban esas cosas. En el anuario de mi colegio yo había escrito un verso de un poeta español por quien mi hermana había logrado interesarme, Juan Ramón Jiménez. Decía así: «Si te dan papel rayado, escribe de través». Lo escogí porque expresaba mi desdén por mi entorno estructurado en el aula, y porque al no tratarse de la tonta letra de un grupo de rock, me señalaba como una joven de letras. Yo era miembro del Club de Ajedrez y del Club de Químicas, y en la clase de ciencias del hogar de la señorita Delminico se me quemaba todo lo que intentaba cocinar. Mi profesor favorito era el señor Botte, que enseñaba biología y disfrutaba estimulando a las ranas y los cangrejos que teníamos que diseccionar, haciéndoles bailar en sus bandejas enceradas. No me mató el señor Botte, por cierto. No creáis que todas las personas que vais a conocer aquí son sospechosas. Ese es el problema. Nunca sabes. El señor Botte estuvo en mi funeral (al igual que casi todo el colegio, si se me permite decirlo; nunca he sido más popular) y lloró bastante. Tenía una hija enferma. Todos lo sabíamos, de modo que cuando se reía de sus propios chistes, que ya estaban pasados de moda mucho antes de que yo lo tuviera como profesor, también nos reíamos, a veces con una risa forzada, para dejarlo contento. Su hija murió un año y medio después que yo. Tenía leucemia, pero nunca la he visto en mi cielo. Mi asesino era un hombre de nuestro vecindario. A mi madre le gustaban las flores de sus parterres, y mi padre habló una vez de abonos con él. Mi asesino creía en cosas anticuadas como cáscaras de huevo y granos de café, que, según dijo, había utilizado su madre. Mi padre volvió a casa sonriendo y diciendo en broma que su jardín tal vez fuera bonito, pero que el tufo llegaría al cielo en cuanto hubiera una ola de calor. Pero el 6 de diciembre de 1973 nevaba y yo atajé por el campo de trigo al volver del colegio a casa. Fuera estaba oscuro porque los días eran más cortos en invierno, y me acuerdo de que los tallos rotos me hacían difícil andar. Nevaba poco, como el revoloteo de unas pequeñas manos, y yo respiraba por la nariz hasta que me goteó tanto que tuve que abrir la boca. A menos de dos metros de donde se encontraba el señor Harvey, saqué la lengua para probar un copo de nieve. –No quiero asustarte –dijo el señor Harvey. En un campo de trigo y en la oscuridad, por supuesto que me dio un susto. Una vez muerta, pensé que en el aire había flotado la débil fragancia de una colonia, pero entonces me había pasado desapercibida o había creído que venía de una de las casas que había más adelante.–Señor Harvey –dije.–Eres la mayor de los Salmon, ¿verdad?–Sí.–¿Cómo están tus padres?Aunque yo era la mayor de la familia y siempre ganaba los concursos de preguntas y respuestas de ciencias, nunca me había sentido cómoda entre adultos.–Bien –respondí.Tenía frío, pero la autoridad que proyectaba su edad, y el hecho añadido de que era un vecino y había hablado de abonos con mi padre, me dejó clavada en el suelo.–He construido algo allí detrás –dijo–. ¿Te gustaría verlo?–Tengo frío, señor Harvey –respondí–, y mi madre quiere que esté en casa antes de que se haga de noche.–Ya es de noche, Susie –replicó él.Ojalá hubiera sabido que eso era raro. Yo nunca le había dicho cómo me llamaba. Supongo que mi padre le había contado una de las vergonzosas anécdotas que él veía solo como amorosos testamentos para sus hijos. Era la clase de padre que llevaba encima una foto tuya a los tres años desnuda en el cuarto de baño de abajo, el de los huéspedes. Eso se lo hizo a mi hermana pequeña, Lindsey, gracias a Dios. Yo al menos me ahorré esa humillación. Pero le gustaba contar que cuando nació Lindsey yo tenía tantos celos que un día, mientras él hablaba por teléfono en la otra habitación, me bajé del sofá –él me veía desde donde estaba– y traté de hacer pis encima de la canasta. Esa historia me avergonzaba cada vez que él la contaba al pastor de nuestra iglesia, a nuestra vecina la señora Stead, que era terapeuta y cuyo parecer le interesaba, y a todo aquel que alguna vez exclamaba: «¡Susie tiene muchas agallas!». «¡Agallas! –decía mi padre–. Deja que te hable de agallas», e inmediatamente se lanzaba a contar la anécdota de SusieorinándosesobreLindsey. Cuando, más tarde, el señor Harvey se encontró a mi madre por la calle, dijo: –Ya me he enterado de la terrible tragedia. ¿Cómo dice que se llamaba su hija?–Susie –respondió mi madre, fortaleciendo su ánimo bajo el peso de lo ocurrido, peso que ingenuamente esperaba que algún día se aligerara, sin saber que solo seguiría doliendo de nuevas y variadas formas el resto de su vida. El señor Harvey dijo lo habitual:–Espero que cojan a ese malnacido. Lo siento mucho. Por aquel entonces yo estaba en el cielo reuniendo mis miembros, y no podía creerme su audacia.–Ese hombre no tiene vergüenza –le dije a Franny, la consejera que me asignaron al entrar.–Exacto –respondió ella, y dijo lo que quería decir sin más. En el cielo no se pierde el tiempo con tonterías.El señor Harvey dijo que solo sería un momento, de modo que lo seguí un poco más por el campo de trigo, donde había menos tallos rotos porque nadie atajaba por allí para ir o venir del colegio. Mi madre había explicado a mi hermano pequeño, Buckley, que el trigo de ese campo no era comestible cuando él le preguntó por qué nadie del vecindario lo comía.–Es para los caballos, no para las personas –dijo ella.–¿Tampoco para los perros? –preguntó Buckley.–No –respondió mi madre.–¿Ni para los dinosaurios? –preguntó Buckley.Y así seguían un buen rato.–He construido un pequeño escondrijo –dijo el señor Harvey, deteniéndose y volviéndose hacia mí.–Yo no veo nada –dije yo.Me di cuenta de que el señor Harvey me miraba de una manera rara. Otros hombres mayores me habían mirado de ese modo desde que había pegado el estirón, pero normalmente no perdían la chaveta por mí cuando iba con mi parka azul celeste y pantalones acampanados amarillos. Él llevaba unas gafitas redondas demontura dorada y me miraba por encima de ellas. –Deberías fijarte más, Susie –dijo.Me entraron ganas de fijarme en todo para largarme de allí, pero no lo hice. ¿Por qué no lo hice? Franny dijo que esa clase de preguntas eran inútiles.–No lo hiciste y punto. No pienses más en ello. No es bueno. Estás muerta y tienes que aceptarlo.–Vuelve a intentarlo –dijo el señor Harvey, y se acuclilló y dio unos golpes en el suelo.–¿Qué es eso? –pregunté.Se me estaban congelando las orejas. No llevaba el gorro de colores con borla y cascabeles que mi madre me había hecho unas Navidades. Me lo había guardado en el bolsillo de la parka. Recuerdo que me acerqué y di unas patadas en el suelo cerca de él. Estaba más duro que la tierra helada, que ya era muy dura.–Es madera –explicó el señor Harvey–. Para que no se derrumbe la entrada. El resto está hecho de tierra.–¿Qué es? –pregunté.Ya no tenía frío ni estaba extrañada por la forma en que él me había mirado. Me sentía como en la clase de ciencias: intrigada. –Ven a verlo.Costaba meterse, eso lo reconoció él en cuanto estuvimos los dos dentro de esa especie de madriguera. Pero yo estaba tan asombrada de que hubiera construido una chimenea que dejara salir el humo si decidía hacer un fuego dentro que ni me paré a pensar en la incomodidad de entrar y salir de la madriguera. A lo que podríais añadir que escapar no era algo en lo que yo tuviera alguna experiencia real. De lo peor que había tenido que escapar era de Artie, un chico del colegio de aspecto raro cuyo padre era director de pompas fúnebres. Le gustaba simular que llevaba una aguja llena de líquido para embalsamar y en sus libretas dibujaba agujas de las que caían gotas oscuras.
–¡Qué chulo! –le dije al señor Harvey.Podría haber sido el jorobado de Notre Dame, sobre quien había leído en la clase de francés. Me daba igual. Cambié totalmente. Me había convertido en mi hermano Buckley durante nuestra visita al Museo de Historia Natural de Nueva York, donde se había enamorado de los enormes esqueletos expuestos. Yo no había utilizado la palabra «chulo» en público desde primaria.–Como quitarle un caramelo a un niño –dijo Franny.Todavía veo la madriguera como si fuera ayer, y lo es. La vida para nosotros es un perpetuo ayer. Era del tamaño de una habitación pequeña, como el cuarto donde guardábamos las botas y los chubasqueros, y donde mamá había logrado encajar una lavadora y una secadora, una encima de la otra. Yo casi podía estar de pie allí dentro, pero el señor Harvey tenía que encorvarse. Había construido un banco a los lados al excavarlo, y se sentó inmediatamente.–Mira alrededor –dijo.Me quedé mirándolo todo asombrada, el estante excavado que tenía encima, donde había dejado unas cerillas, una hilera de pilas y un tubo fluorescente que funcionaba con pilas y proyectaba la única luz de la guarida, una luz misteriosa e inquietante que me haría más difícil verle las facciones cuando se colocara encima de mí. En el estante había un espejo, y una cuchilla y espuma de afeitar. Me extrañó. ¿Por qué no lo hacía en casa? Pero supongo que pensé que un hombre que, teniendo una estupenda casa de dos plantas, seconstruía una habitación subterránea a menos de un kilómetro, tenía que estar pirado. Mi padre tenía una bonita manera de describir a la gente como él: «Es un tipo original, eso es todo». De modo que supongo que pensé que el señor Harvey era un tipo original y me gustó la habitación, y se estaba calentito en ella, y yo quería saber cómo la había construido, los aspectos prácticos, y dónde había aprendido a hacer una cosa así. Pero antes de que el perro de los Gilbert encontrara mi codo tres días después y se lo llevara a casa con una reveladora cáscara de trigo, el señor Harvey lo había tapado. En esos momentos yo estaba en tránsito, y no lo vi sudar la gota gorda para quitar el refuerzo de madera y meter en una bolsa todas las pruebas junto con los fragmentos de mi cuerpo menos el codo. Y para cuando salí con medios suficientes para bajar la vista y ver lo que ocurría en la Tierra, lo que más me preocupaba era mi familia.
Alice Sebold

About Alice Sebold

Alice Sebold - Desde mi cielo (Movie Tie-in Edition)

Alice Sebold, nacida en California en 1962, ha sorprendido al mundo editorial con la publicación de su primera novela, Desde mi cielo, que ha sido bestseller y ha recibido encendidos elogios por parte de la crítica y el público. Considerada como la última revelación de la literatura estaounidense, luego publicó Afortunada, un libro de memorias en el que narró la devastadora experiencia de sobrevivir a una violación. Hija de un profesor de castellano y gran admirador de la poesía española, Alice Sebold escribe desde que era muy joven. En la actualidad compagina su actividad literaria con la colaboración en publicaciones tan prestigiosas como el New York Times y el Chicago Tribune. Vive en California con su marido, el escritor Glen David Gold.

Praise

Praise

“Fascinante… Desde mi cielo toma lo que es una tragedia del vecindario… y la transforma en literatura”.
The New York Times Book Review

“Profundamente conmovedor… un retrato perspicaz del amor familiar y de cómo perdura y cambia con el pasar del tiempo”.
The New York Times

“Una novella triunfante… Un triunfo personal y artístico”.
Time

“Un logro sensacional”.
The New Yorker

“Una novella escrupulosamente fina y lograda, un libro que a los lectores les resultará dificil dejar, mucho despúes de la última página”.
Los Angeles Times Book Review

Desde mi cielo parece decir que hay cosas más importantes en la vida sobre esta tierra que el castigo. Como el perdón, como el amor”.
Chicago Tribune

“Ferozamente preciosa… una novela extraña y absorbente”.
San Francisco Chronicle Book Review

Your E-Mail Address
send me a copy

Recipient's E-Mail Address
(multiple addresses may be separated by commas)

A personal message: