Random House: Bringing You the Best in Fiction, Nonfiction, and Children's Books
Authors
Books
Features
Newletters and Alerts

Buy now from Random House

  • Frankenstein
  • Written by Mary Shelley
  • Format: Trade Paperback | ISBN: 9780307745163
  • Our Price: $13.95
  • Quantity:
See more online stores - Frankenstein

Buy now from Random House

See more online stores - Frankenstein

Buy now from Random House

  • Frankenstein
  • Written by Mary Shelley
    Introduction by Wendy Steiner
  • Format: Trade Paperback | ISBN: 9780375753411
  • Our Price: $7.95
  • Quantity:
See more online stores - Frankenstein

Buy now from Random House

  • Frankenstein
  • Written by Mary Shelley
  • Format: Paperback | ISBN: 9780553212471
  • Our Price: $4.95
  • Quantity:
See more online stores - Frankenstein

Buy now from Random House

  • Frankenstein
  • Written by Mary Shelley
    Introduction by Wendy Lesser
  • Format: Hardcover | ISBN: 9780679409991
  • Our Price: $20.00
  • Quantity:
See more online stores - Frankenstein

Buy now from Random House

  • Frankenstein
  • Written by Mary Shelley
  • Format: eBook | ISBN: 9780307832603
  • Our Price: $3.99
  • Quantity:
See more online stores - Frankenstein

Buy now from Random House

  • Frankenstein
  • Written by Mary Shelley
  • Format: eBook | ISBN: 9780553898033
  • Our Price: $1.99
  • Quantity:
See more online stores - Frankenstein

Buy now from Random House

  • Frankenstein
  • Written by Mary Shelley
  • Format: eBook | ISBN: 9780679640066
  • Our Price: $6.99
  • Quantity:
See more online stores - Frankenstein

Buy now from Random House

  • Frankenstein
  • Written by Mary Shelley
    Read by Jim Weiss
  • Format: Unabridged Audiobook Download | ISBN: 9780307916198
  • Our Price: $20.00
  • Quantity:
See more online stores - Frankenstein

Frankenstein

    Select a Format:
  • Book
  • eBook
  • Audiobook

Written by Mary ShelleyAuthor Alerts:  Random House will alert you to new works by Mary Shelley
Introduction by Wendy LesserAuthor Alerts:  Random House will alert you to new works by Wendy Lesser



eBook

List Price $3.99

On Sale: December 05, 2012
Pages: 336 | ISBN: 978-0-307-83260-3
List Price $1.99

On Sale: September 30, 2003
ISBN: 978-0-553-89803-3
List Price $6.99

On Sale: January 05, 1999
ISBN: 978-0-679-64006-6

Audio Editions

Read by Jim Weiss
On Sale: February 22, 2011
ISBN: 978-0-307-91619-8
More Info...
Listen to an excerpt
Visit RANDOM HOUSE AUDIO to learn more about audiobooks.


Frankenstein Cover

Bookmark,
Share & Shelve:

  • Add This - Frankenstein
  • Email this page - Frankenstein
  • Print this page - Frankenstein
ABOUT THE BOOK ABOUT THE BOOK
ABOUT THE AUTHOR ABOUT THE AUTHOR
PRAISE PRAISE
Tags for this book (powered by Library Thing)
fiction (1720) horror (1181) classic (736) classics (550) science fiction (512) gothic (406) literature (335) novel (273) 19th century (271) fantasy (149) british (143) monsters (131) frankenstein (123) monster (109) romanticism (88) science (84) british literature (77) mary shelley (75) english literature (72) classic literature (65) sf (62) english (62) england (48) victorian (28) romantic (24) thriller (24) murder (22) gothic horror (22) supernatural (22) switzerland (22) 19th century literature (21) 1818 (21) gothic fiction (20) philosophy (19) adult (19) speculative fiction (19) made into movie (18) women (17) art (17) suspense (17) epistolary (16) tragedy (16) scientists (16) terror (15) gothic literature (15) death (14) morality (14) humanity (13) women writers (13) adventure (13) high school (13) gothic novel (13) revenge (13) geneva (13) movie (13) ethics (12) romance (12) uk (11) mad scientist (11) historical (10) europe (10) literary (10) comics (10) germany (10) life (9) english fiction (9) arctic (9) college (8) mystery (8) female author (8) women authors (8) romantics (8) loneliness (8) 19th century fiction (8) 18th century (8) artificial life (7) british fiction (7) romantic literature (7) reanimation (7) graphic novel (7) mad scientists (7) alienation (7) medicine (7) paranormal (7) society (7) sff (7) literary fiction (7) steampunk (6) speculative (6) classic horror (6) technology (6) love (6) britain (6) creation (6) human nature (6) 19th (6) drama (6) young adult (5) bernie wrightson (5) scary (5) obsession (5) epistolary fiction (5) feminism (5) allegory (5) family (5) prometheus (5) male protagonist (5) experimentation (5) creature (5) ya (5) religion (5) golems (5) social commentary (4) dark (4) movies (4) film (4) book lust (4) small press (4) general fiction (4) horror tales (4) historical fiction (4) crime (4) nature (4) experiments (4) biology (4) horror fiction (4) tragic (4) banned (4) feminist (4) 1831 (4) education (4) victorian fiction (4) university (4) 1830s (4)
fiction (1720) horror (1181) classic (736) classics (550)
» see more tags
science fiction (512) gothic (406) literature (335) novel (273) 19th century (271) fantasy (149) british (143) monsters (131) frankenstein (123) monster (109) romanticism (88) science (84) british literature (77) mary shelley (75) english literature (72) classic literature (65) sf (62) english (62) england (48) victorian (28) romantic (24) thriller (24) murder (22) gothic horror (22) supernatural (22) switzerland (22) 19th century literature (21) 1818 (21) gothic fiction (20) philosophy (19) adult (19) speculative fiction (19) made into movie (18) women (17) art (17) suspense (17) epistolary (16) tragedy (16) scientists (16) terror (15) gothic literature (15) death (14) morality (14) humanity (13) women writers (13) adventure (13) high school (13) gothic novel (13) revenge (13) geneva (13) movie (13) ethics (12) romance (12) uk (11) mad scientist (11) historical (10) europe (10) literary (10) comics (10) germany (10) life (9) english fiction (9) arctic (9) college (8) mystery (8) female author (8) women authors (8) romantics (8) loneliness (8) 19th century fiction (8) 18th century (8) artificial life (7) british fiction (7) romantic literature (7) reanimation (7) graphic novel (7) mad scientists (7) alienation (7) medicine (7) paranormal (7) society (7) sff (7) literary fiction (7) steampunk (6) speculative (6) classic horror (6) technology (6) love (6) britain (6) creation (6) human nature (6) 19th (6) drama (6) young adult (5) bernie wrightson (5) scary (5) obsession (5) epistolary fiction (5) feminism (5) allegory (5)
» hide
Synopsis|Excerpt

Synopsis

En el verano de 1816, el poeta Percy Bysshe Shelley y su esposa Mary se reunieron con Lord Byron y su médico Polidori en una villa a orillas del lago Leman. A instancias de Lord Byron y para animar una velada tormentosa, decidieron que cada uno inventaría una historia de fantasmas. La más callada y reservada, Mary Shelley, dio vida así a quien sería su personaje más famoso: el doctor Frankenstein. Al cabo de un año completaría la novela, hoy día un clásico imperecedero de la literatura. La historia es de todos conocida: un científico decide crear una criatura con vida propia a la que luego rechaza. Metáfora sobre la vida, la libertad y el amor, Frankenstein es una maravillosa fábula con todos los ingredientes de los grandes mitos.

Excerpt

CARTA I. A la señora de Saville, Inglaterra
San Petersburgo, 11 de diciembre de 17…

Te alegrará saber que la empresa con respecto a la cual albergabas tan malos presentimientos ha dado comienzo sin que nos haya sobrevenido ninguna calamidad. Llegué ayer; y la primera tarea que me encomiendo es asegurar a mi querida hermana que gozo de un buen estado de salud y cada vez confío más en el éxito de mi empresa.

Me encuentro muy al norte de Londres; y mientras camino por las calles de San Petersburgo, siento que una fría brisa norteña juguetea en mis mejillas, lo cual aplaca mis nervios y me llena de alegría. ¿Comprendes lo que siento? Esta brisa, que procede de las regiones hacia las cuales me dirijo, anticipa esos climas helados. Insufladas por este viento de promesas, mis ensoñaciones se vuelven más ardientes y vívidas. Intento en vano persuadirme de que el polo es la cuna de la gelidez y la desolación, porque en mi imaginación siempre aparece como la tierra de la belleza y las delicias. Allí, Margaret, el sol es visible todo el tiempo. Su amplio disco apenas bordea el horizonte y difunde un esplendor perpetuo. De allí —porque con tu permiso, querida hermana, daré crédito a los navegantes que me han precedido—, de allí la nieve y el hielo han sido desterrados. Quizá, navegando por un mar en calma, seamos conducidos a una tierra que supere en maravillas y en belleza a todas las regiones descubiertas en el mundo habitado hasta el presente. Sus recursos y sus parajes no admitirán comparación alguna, como sin duda no la admiten los fenómenos de los cuerpos celestes en esas soledades ignotas. ¿Qué cabría esperar en un país de luz eterna? Quizá descubra el poder maravilloso que atrae a la aguja magnética y pueda establecer la pauta de innumerables observaciones celestes que dependen de esta travesía para dar una solidez definitiva a sus aparentes excentricidades. Saciaré mi ardiente curiosidad viendo una parte del globo adonde nadie ha llegado y me adentraré en unas tierras jamás holladas por los humanos. Esto es lo que me atrae, y me basta para vencer el miedo al peligro o a la muerte y para inducirme a iniciar este arduo viaje con la alegría que siente un niño cuando embarca en un bote, junto a sus compañeros de vacaciones, para remontar su río natal en pos de la aventura. No obstante, aun suponiendo que mis conjeturas fueran falsas, es innegable que procuraré a toda la humanidad, hasta la última de las generaciones, un beneficio inestimable si descubro un paso que nos comunique con esos países a través del polo, dado que en la actualidad son precisos muchos meses de travesía; o si desvelo el secreto del magnetismo, lo cual, si acaso es posible, solo podrá realizarse gracias a una empresa como la mía.

Estas reflexiones han disipado la agitación con que empecé mi carta y siento que el entusiasmo ilumina mi corazón y me eleva al cielo; porque nada contribuye tanto a tranquilizar la mente como un firme propósito, un punto en que el alma pueda fijar su mira intelectual. Esta expedición fue el sueño preferido de mis años de juventud. He leído con fervor los relatos de las diversas travesías realizadas con el fin de llegar al océano del Pacífico Norte a través de los mares que rodean el polo. Recordarás que la biblioteca de nuestro querido tío Thomas contenía la historia de todos los viajes emprendidos con el objeto de realizar nuevos descubrimientos. En cuanto a mí, a pesar de que descuidaron mi educación, fui un apasionado de la lectura. Esos libros fueron noche y día mi materia de estudio, y mi familiaridad con ellos no hizo sino aumentar el pesar que sentí, de niño, al enterarme de que un mandamiento judicial hecho por mi padre antes de morir prohibía a mi tío darme el permiso de embarcar para abrazar la vida de marinero.

Esas consideraciones empezaron a perder importancia cuando estudié por vez primera la obra de aquellos poetas cuya efusividad me embelesó el alma, elevándola a lo más alto. Yo también me convertí en poeta, y durante un año viví en un paraíso de mi propia creación. Pensaba, asimismo, que podría labrarme un porvenir en el templo consagrado a los nombres de Homero y Shakespeare. Conoces muy bien mi fracaso y lo mal que acepté esa desilusión. Por aquel entonces, sin embargo, heredé la fortuna de mi primo y mis objetivos volvieron a encauzarse hacia mis intereses tempranos.

Han transcurrido seis años desde que decidí acometer la presente tarea. Incluso ahora soy capaz de recordar la hora que marcó el inicio de esta gran empresa. Empecé habituando mi cuerpo a las penalidades. Acompañé a los balleneros en diversas expediciones al mar del Norte; soporté por voluntad propia el frío, el hambre, la sed y la falta de sueño; muchas eran las ocasiones en que durante el día trabajaba con más ahínco que los marineros de profesión, y dedicaba las noches al estudio de la matemática, la teoría de la medicina y aquellas ramas de las ciencias físicas de las que un aventurero naval podría obtener inigualables ventajas de orden práctico. En dos ocasiones, de hecho, me enrolé como grumete en un ballenero que se dirigía a Groenlandia y me desenvolví de un modo admirable. Debo reconocer que me sentí bastante orgulloso cuando mi capitán me ofreció el puesto de segundo al mando de la nave y me rogó encarecidamente que me quedara por considerar valiosísimos mis servicios.

Y ahora, mi querida Margaret, dime: ¿acaso no merezco lograr el éxito en tan magnífica empresa? Aunque mi vida ha transcurrido rodeada de lujos y comodidades, prefiero la gloria a todos los incentivos que la riqueza depositó en mi camino. ¡Si al menos una voz me respondiera dándome ánimos! Mi coraje y mi determinación son firmes, pero mis esperanzas flaquean y mi estado de ánimo es por lo general triste. Estoy a punto de iniciar un largo y difícil viaje, y las situaciones de emergencia exigirán que emplee todas mis energías en ellas: será preciso no solo que levante el estado de ánimo de mi tripulación, sino también que conserve la calma cuando su fortaleza decaiga.

Esta es la mejor época del año para viajar por Rusia. Los trineos vuelan veloces sobre la nieve. El traqueteo es placentero y, en mi opinión, mucho más agradable que los vaivenes de una diligencia inglesa. El frío no es excesivo si te abrigas con pieles, vestimenta que ya he adoptado. Comprenderás que existe una gran diferencia entre caminar por el muelle y quedarse sentado e inmóvil durante horas, sin que ningún esfuerzo físico impida que la sangre se te hiele en las venas. No está en mi ánimo perder la vida en el camino de postas que va de San Petersburgo a Arkhangelsk.

Partiré hacia esta ciudad dentro de dos o tres semanas con la intención de alquilar un barco, algo que podré hacer sin problemas pagando el seguro al propietario, y contratar a la marinería necesaria entre aquellos acostumbrados a la pesca de la ballena. No me haré a la mar hasta el mes de junio. ¿Cuándo regresaré? ¡Ah, mi querida hermana!, ¿cómo puedo responder a esta pregunta? Si tengo éxito en mi empresa, pasarán muchos, muchísimos meses, quizá años, antes de que tú y yo volvamos a vernos. Si fracaso, me verás pronto, o tal vez nunca más.

Me despido de ti, mi querida y extraordinaria Margaret. Que el cielo te cubra de bendiciones y a mí me guarde sano y salvo para que pueda dar mi más sentido testimonio de cuánto agradezco todo tu amor y tu cariño.

Tu hermano que te quiere,
R. Walton



CARTA II. A la señora de Saville, Inglaterra
Arkhangelsk, 28 de marzo de 17…
 
¡Qué lento transcurre el tiempo aquí, rodeado como estoy de hielo y nieve! No obstante, ya he dado un segundo paso para acometer mi empresa. He alquilado una nave y ahora me ocupo de alistar marineros. Los que ya he contratado parecen hombres de toda confianza, poseedores de un valor a toda prueba.

Pero todavía tengo un deseo que no he podido satisfacer y cuya ausencia percibo ahora como el peor de todos mis males. No tengo ningún amigo, Margaret. Vivo exultante de entusiasmo pensando en el éxito, pero no hay nadie con quien pueda compartir mi alegría. Si me asalta el desconsuelo, nadie se esforzará en paliar mi abatimiento. Puedo trasladar mis pensamientos al papel, es cierto, pero es un medio muy pobre para hablar de sentimientos. Deseo la compañía de un hombre capaz de comprenderme, cuya mirada pueda corresponder a la mía. Me tildarás de romántico, querida hermana, pero siento con amargura la ausencia de una amistad. No tengo a nadie cerca, amable aun siendo valeroso, dotado de una mente cultivada a la par que capaz y con unos gustos semejantes a los míos que pueda secundar mis planes o ponerles objeciones. ¡De qué modo podría un amigo así reparar las carencias de tu pobre hermano! Soy demasiado fogoso en la acción e impaciente en las dificultades. Sin embargo, el mayor de mis males es el de ser autodidacta. Durante los primeros catorce años de mi vida corrí libre por los campos y no leí otra cosa que no fueran los libros de viajes de nuestro tío Thomas. A esa edad conocí la obra de los celebrados poetas de nuestro país; aunque, solo cuando ya fue demasiado tarde para beneficiarme de tales saberes, percibí la necesidad de dominar otros idiomas al margen del propio. Ahora tengo veintiocho años, y en realidad soy menos culto que la mayoría de los chicos de quince que asisten a la escuela. Es cierto que los supero en madurez y que mis ensoñaciones son más prolíficas y fabulosas, aunque precisen (como dicen los pintores) de la «mesura». En verdad necesito un amigo que tenga el suficiente tacto para no despreciar mi romanticismo y sienta bastante afecto por mí para esforzarse en temperar mi alma.

En fin, son quejas inútiles. Cierto es que no encontraré amigos en el ancho océano, ni siquiera aquí en Arkhangelsk, entre mercaderes y marinos. No obstante, incluso en esos pechos inquebrantables palpitan ciertos sentimientos, ajenos a la bajeza de la condición humana. Mi teniente de navío, por ejemplo, es un hombre de gran iniciativa y valor. Anhela la gloria. Es inglés y, entremezclados con sus prejuicios nacionales y profesionales, que no ha mermado un espíritu cultivado, conserva algunos de los atributos más nobles de la humanidad. Le conocí a bordo de un barco ballenero y, al descubrir que no tenía empleo en la ciudad, lo contraté de inmediato para que me asistiera en mi empresa.

El capitán es una persona de excelente disposición que destaca en el barco por su amabilidad y la templanza con que ejerce la disciplina. De hecho, es de naturaleza tan afable que no se dedica a la caza (el entretenimiento preferido y casi único por aquí) porque no puede soportar el derramamiento de sangre. Es más, podría considerarse un hombre de una heroica generosidad. Hace algunos años se enamoró de una joven dama rusa de discreta fortuna, y el padre de la chica, al saber que había amasado una considerable suma a raíz del cobro de ciertas recompensas, consintió en el enlace. Se citó con su amada, antes de la ceremonia ya concertada, pero ella se presentó bañada en lágrimas y, arrojándose a sus pies, le rogó que la liberara del compromiso y le confesó asimismo que amaba a otro hombre, un hombre pobre, y que su padre jamás consentiría en la unión. Mi generoso amigo tranquilizó a la que le suplicaba y, después de informarse del nombre del amante, desistió de inmediato de su propósito. Con el dinero amasado había comprado ya una granja en la que había decidido pasar el resto de sus días. No obstante, obsequió a su rival con la propiedad y le entregó el resto del dinero ganado en el mar para que este pudiera comprar ganado, y luego él mismo solicitó al padre de la joven que consintiera en el matrimonio de su hija con su amado. El anciano se negó en redondo porque sentía que contraía una deuda de honor con mi amigo. Este, al percatarse de la actitud inexorable del padre, abandonó el país y no regresó hasta que se enteró de que su antigua prometida se había casado conforme a sus deseos. «¡Qué individuo más noble!», te dirás. Lo es; y, sin embargo, ha pasado toda la vida a bordo de una nave y apenas tiene mayores conocimientos de los que le permiten distinguir la cuerda del obenque.

No deduzcas por mis quejas, o porque soy capaz de imaginar un imposible consuelo a mis penalidades, que vacilo en mis decisiones. Al contrario, son tan inamovibles como el destino. Mi travesía tan solo se ha pospuesto hasta que el tiempo nos permita zarpar. El invierno ha sido muy riguroso; pero la primavera promete bonanza, y todos dicen que la estación empezará antes de lo habitual. Quizá me haga a la mar antes de lo que esperaba. No actuaré precipitadamente. Me conoces lo suficiente para confiar en mi prudencia y consideración cuando la seguridad de otros está a mi cargo.

Soy incapaz de describirte mis sensaciones ante la cercana perspectiva de mi empresa. Me resulta imposible transmitirte la sensación de temblor que siento, agradable en parte pero también terrible, al prepararme para partir. Me marcho a regiones inexploradas, a «la tierra de niebla y nieve», pero no mataré ningún albatros, así que no te alarmes por mi seguridad.

¿Volveré a verte tras haber surcado inmensos mares y doblado el cabo más meridional de África o América? No me atrevo a confiar en tal éxito y, sin embargo, me resulta insoportable pensar lo contrario. Sigue escribiendo siempre que tengas la oportunidad. Quizá reciba tus cartas algún día (aunque la probabilidad es harto dudosa), cuando más necesarias me resulten para templar el ánimo. Te quiero con ternura. Recuérdame con cariño si acaso no vuelves a tener noticias mías.

Tu hermano que te quiere,
Robert Walton
Mary Shelley|Wendy Lesser

About Mary Shelley

Mary Shelley - Frankenstein
The daughter of Mary Wollestonecraft, the ardent feminist and author of A Vindication on the Right of Women, and William Goodwin, the Radical-anarchist philosopher and author of Lives of the Necromancers, Mary Goodwin was born into a freethinking, revolutionary household in London on August 30,1797. Educated mainly by her intellectual surroundings, she had little formal schooling and at sixteen eloped with the young poet Percy Bysshe Shelley; they eventually married in 1816.

Mary Shelley’s life had many tragic elements. Her mother died giving birth to Mary; her half-sister committed suicide; Harriet Shelley—Percy’s wife drowned heself and her unborn child after he ran off with Mary. William Goodwin disowned Mary and Shelley after their elopement, but—heavily in debt—recanted and came to them for money; Mary’s first child died soon after its birth; and in 1822 Percy Shelley drowned in the Gulf of La Spezia—when Mary was not quite twenty-five.

Mary Shelley recalled that her husband was “forever inciting” her to “obtain literary reputation.” But she did not begin to write seriously until the summer of 1816, when she and Shelley were in Switzerland, neighbor to Lord Byron. One night following a contest to compose ghost stories, Mary conceived her masterpeice, Frankenstein. After Shelley’s death she continued to write Valperga (1823), The Last Man (1826), Ladore (1835), and Faulkner (1837), in addition to editing he husband’s works. In 1838 she began to work on his biography, but owing to poor health she completed only a fragment.

Although she received marriage proposals from Trelawney, John Howard Payne, and perhaps Washington Irving, Mary Shelley never remarried. “I want to be Mary Shelley on my tombstone,” she is reported to have said. She died on February 1, 1851, survived by he son, Percy Florence.

About Wendy Lesser

Wendy Lesser - Frankenstein

Photo © Marion Brenner

Wendy Lesser is the founding editor of The Threepenny Review and the author of six previous books. Her reviews and essays appear in major newspapers and magazines across the country. Her awards and fellowships include membership in the American Academy of Arts & Sciences, fellowships from the Guggenheim Foundation and the National Endowment from the Humanities, and the Morton Dauwen Zabel Award for Criticism from the American Academy of Arts & Letters. Currently, she is a Fellow at the New York Public Library's Cullman Center for Scholars and Writers.
Praise

Praise

Mary Shelley’s horror classic is a story meant to be illustrated. With language so richly vivid, readers can’t help but picture the horrors that emerge from her sharpened quill. What young reader wouldn’t want to see Dr. Frankenstein, reeling from the loss of his mother, patch together a quilt of human body parts? Whittling down the story to its most basic elements, Wagner achieves much success in adapting the slim volume with a good mix of action and emotion. Paired to Kumar’s haunting artwork, the adaptation will transport readers into the eeriest reaches of Frankenstein’s memory. The urgent pace of the original lends itself to comic format, and the illustrator runs with it: The muted palette evokes a spooky atmosphere, and, while most of the gore happens behind the scenes, his depiction of the creature is adequately grotesque. The edition includes an introduction to the author at its outset and an endnote about body snatching in the 1800s. A satisfyingly haunting introduction to a masterwork of English literature, likely to inspire further interest in all things Frankenstein.

Kirkus Reviews


"I highly recommend Campfire’s comics. They do what they are intended to do and do it in  a way that excites kids about classic literature."

— Chris Wilson, The Graphic Classroom (a resource for teachers and librarians)"Lloyd

S. Wagner's script follow(s) Shelley's narrative fairly closely. . . . a literary adaptation . . . which includes a one-page biography of Mary Shelley and a two-page historical feature on 'body-snatching' in 19th Century England. No age rating is given, but Shelley's gothic masterpiece with its multiple murders is clearly not for the youngest readers."

—Tom Flinn in ICv2

Your E-Mail Address
send me a copy

Recipient's E-Mail Address
(multiple addresses may be separated by commas)

A personal message: